Organizaciones hondureñas defensoras del ambiente, articuladas en la Coalición de Organizaciones y Redes Ambientales de Honduras (CONROA)  se plantaron el pasado 26 de julio frente al hotel Plaza Juan Carlos, del distrito hotelero San Martín, en Tegucigalpa, para protestar por la realización del tercer congreso minero que patrocina el gobierno de JOH y la Universidad Politécnica de ingeniería (UPI).

Durante tres horas las delegaciones de 6 regiones del país estuvieron entonando canciones, poemas y consignas en contra de la minería, demostrando de este modo que nos encontramos en contra de todas aquellas concesiones territoriales que ponen en peligro el suministro de agua para las poblaciones y para las actividades agrícolas.

Desde hace tres años el gobierno de JOH y la universidad UPI, dirigida por antiguos funcionarios del gobierno se han dado a la tarea de publicitar este evento con la intención de decir al mundo que las y los hondureños estamos listos para que se explote la minería metálica. La CONROA ha demostrado que son unos pocos empresarios y sus testaferros políticos los que están de acuerdo con ese negocio pero que la población se encuentra dispuesta a detener esas aventuradas inversiones.